Seleccionar página

Aunque son muchas las razones por las cuales un autor decide cambiar su nombre, también es cierto que una gran cantidad de autores prefieren quedarse con sus nombres y emprender el largo camino del reconocimiento. Vamos a hablar sobre los seudónimos de escritores.

Y es que el reconocimiento es el primer horizonte que los escritores trazan en sus vidas para sus obras y para sí mismos. Esto no significa que necesiten mostrar sus personalidades, aunque sea casi inevitable que en toda obra se encuentren elementos autobiográficos. Aunque este no es siempre el motivo. Recordemos que el cuento original de Blancanieves se escribió bajo seudónimo y ocurre lo mismo en algunos de los mejores libros de fantasía.

seudonimos de escritores

Entonces ¿Por qué este juego de escondite? Lo más delicado de escribir es el nombre, porque en última instancia se escribe con el nombre, tú debes considerar la enorme responsabilidad que acarrea escribir y publicar un libro que pueda llegar a ser leído por millones de personas, puedes entender que esa obra puede influir para bien o para mal en sus lectores y, el autor, en este sentido, pone en riesgo su nombre. Sienten pánico por el poder del ahora y prefieren ocultarse.

Por qué un autor puede usar un seudónimo

El libro, como cualquier otro objeto, está inserto en un juego permanente de ofertas y demandas, circula en un mercado, luce en los escaparates de las librerías ya con un efecto publicitario en su portada, todo, dependiendo de los alcances de las editoriales.

seudonimos originales

Puedes dañar tu nombre, puedes convertirlo en un punto de venta. En el momento en que tu nombre aparece en el mercado del libro, tiene un rango económico, pero también un contenido, porque cada libro que se atribuye a sí mismo diferencia este nombre y le da un matiz diferente. En este sentido, comprendo bien que a alguien le gustaría deshacerse de su nombre y decir que de repente ha vuelto a limpiar la pizarra de blanco y a empezar a escribir de nuevo desde el principio, como si no existiera un pasado literario. Otros autores como Stephen King, lo hacen para ocultar su fama bajo un seudónimo y así escribió alguna de sus principales sagas literarias.

Entonces el seudónimo también sería un intento de crear un espacio literario no descrito para superar el bloqueo creativo. Tu nombre tiene todo un peso en el tiempo, ha marcado tu trayectoria, pero en el caso de que estés inconforme con esa historia, que las cosas no te hayan salido como esperabas, el seudónimo te coloca en el umbral de un nuevo comienzo.

Algunos ejemplos de autores que cambiaron sus nombres por seudónimos

Estamos tan acostumbrados al seudónimo de un autor que, cuando conocemos sus nombres nos asombramos y nos cuesta asociarlos a ellos. Hay muchos que dicen que no estoy de acuerdo con mi vida, así que tengo que tomarla en mis manos y convertirme en el biógrafo de mi propia vida, por ello, quiero cambiar de nombre. Parece una paradoja, pero generalmente funciona de esta manera.

seudonimos

Novalis, se llamaba: Georg Philipp Friedrich Freiherr von Hardenberg. Voltaire: Francois Marie Arouet. Algunos autores podrían incluso haber dejado de escribir, otros nunca habrían cambiado de género y otros estarían permanentemente sujetos a la censura. Se dice que el ensayista y filósofo francés François Marie Arouet, mejor conocido como Voltaire, se ocultaba detrás de unos 160 alias diferentes.

Qué es el seudónimo

El seudónimo es una protección, un abrigo, la máscara detrás de la cual se esconde el verdadero rostro. Al menos así fue en tiempos políticamente volátiles, como durante la Ilustración. Voltaire, uno de los principales pioneros de la Revolución Francesa e hijo de un abogado, entró en contacto con el poder judicial a la edad de 23 años a causa de una sátira sobre Luis XIV y poco después tras las rejas. Llevó su juego del escondite tan lejos que incluso hizo imprimir en la portada de su novela “Cándido” el comentario de que se trataba de una traducción del alemán. “Nunca debes publicar nada con tu propio nombre“, advirtió una vez Voltaire a su amigo y colega Claude Helvétius.

seudonimos bonitos

Especialmente en el siglo de la Ilustración, la mayoría de los seudónimos fueron usados, también infinidad de textos se publicaron anónimamente debido a las implacables medidas de persecución. Además, los poetas de los círculos literarios de la época querían permanecer entre ellos y se apartaban conscientemente de la vida burguesa con su seudónimo. Escribir para ganarse la vida estaba mal visto y en los círculos literarios y en las sociedades sólo se consideraba como un puro pasatiempo.

Importancia de los seudónimos en la propiedad intelectual

Aunque el fenómeno del cambio de nombre ya apareció en la obra de Homero y se extendió cada vez más, sobre todo con la invención de la imprenta, desde entonces el interés por la persona del autor ha crecido constantemente, los estudios literarios apenas han abordado el tema.

seudonimos ejemplos

No hay una historia cultural completa de seudónimos, ni tratados sociológicos o incluso psicológicos. Tampoco es ilegal que un nombre alternativo que no ha sido debidamente registrado y procesado se adueñe de la autoría de un libro cuyo escritor quedó oculto bajo el seudónimo. Si consideramos dónde tenemos grandes juegos de nombres y opciones de seudónimos en la literatura, entonces hay un caso famoso en La Odisea: en la lucha del enteco Ulises contra el gigante y fuerte Polifemo. Odiseo es más listo que el monstruo tuerto, le perfora el ojo y Polifemo grita en su agonía: ¿con quién estoy luchando?, y luego Odiseo juega con su nombre y se hace llamar Outis, que en griego significa nada más que nadie.

Seudónimos bonitos y originales

El pronombre personal está fonéticamente relacionado con el nombre de Odiseo. Y Polifemo, estúpido como es, grita en voz alta: Oh, ven a rescatarme, nadie me saca un ojo, nadie pelea conmigo, nadie trata de matarme. Los compañeros de Polifemo se ríen y dicen que de seguro ha vuelto a beber demasiado. Hay una buena elección de seudónimo que salvará la vida de Ulises.

seudonimos chulos

No quisiera nombrar aquí todos los nombres de Dios que circulan por la humanidad, sólo mencionaré algunos: ÉL, Yo soy, El Creador, El Todopoderoso, El Alfa y el Omega…Jesús y, también el Diablo, poseen muchos nombres alternativos. Al mismo tiempo, el nombre Outis, o Nadie, también niega la esencia del nombre en sí mismo, identificando a una persona, reuniendo nombres y semejanzas. En este sentido, nadie es el seudónimo por excelencia. ¿Será que todos los seudónimos procuran borrar el nombre del autor y transformarlo en un ser anónimo como ocurre con Las mil y una noches, o el I Ching?

Como vemos interesante hasta el infinito los inicios y las formas entrelazadas de la historia y las deformaciones recurrentes que tenían y aun conservan los autores para tratar de cuidar su nombre. Así es, bajo el seudónimo.

¡Queremos ofrecerte los mejores descuentos en libros!

¡Queremos ofrecerte los mejores descuentos en libros!

¿Quieres beneficiarte de increíbles descuentos y ofertas? ¡Queremos darte algo más. Suscríbete y recibirás descuentos únicos en libros.

¡Ya estás suscrito! Recuerda validar tu suscripción en tu correo.